Salenodonte

Nombre común: Solenodonte
Nombre científico: Solenodon paradoxus Brandt, 1833
Philum: Cordados.
Clase: Mamíferos.
Orden: SORICOMORPHA
Familia: Solenodontidae
Género: Solenodon
Condición: Endémico

Es uno de los dos únicos mamíferos terrestres endémicos de La Española, todo un fósil viviente, es un animal que no ha evolucionado desde hace miles de años.

Presenta un pelaje marrón-rojizo en la mayor parte del cuerpo, siendo más pálido en la parte inferior. Su cuerpo es pequeño y alargado de unos 30 centímetros aproximadamente, es de hábitos nocturnos, vive en cuevas pequeñas y en troncos de árboles secos en las zonas boscosas y montañosas.

Su alimentación consiste en artrópodos a lo que debía su nombre al orden insectívoro en el que se clasificaba, pero también  suele alimentar de pequeños vertebrados. Sus colmillos venenosos le ayudan a cazar sus presas.

Ambos sexos son semejantes. Los machos tienen el pene oculto y testículos que yacen dentro de la cavidad abdominal. La hembra tiene un período de astro irregular y que aparentemente no está relacionado con las estaciones, puede tener dos camadas al año de 1 a 3 crías por lo normal sobrevivan solamente 2 de las crías. Está en serio peligro de extinción. La otra especie Solenodon marcanoi ya está extinta.

Familia Solenodontidae

Esta es la familia que sobrevive con dos especies de musarañas gigantes del Caribe, uno en Cuba (Solenodon cubanus), y el otro en La Española (Solenodon paradoxus). Ambos son aproximadamente 36 centímetros de longitud, más una cola 25 centímetros de largo, y el peso de alrededor de 1 kilogramo de peso. La especie cubana es ligeramente más grande que la Hispaniola. Su nombre común, al menos en Cuba, es “almiquí” (pronunciado al-mee-KEE), en plural “almiquíes” (al-mee-KEE-EHS).

Estos animales presentan el fenómeno conocido como “isla de gigantismo” y son, de hecho, los principales miembros de su orden. Parecido a las musarañas con enormes abrigos peludos, poseen un hocico alargado en un tronco corto. Su olfato y el oído sensible les permiten cazar a sus presas que consiste de lombrices, insectos, lagartos, serpientes, y básicamente cualquier otro animal pequeño que se puede dominar. Sus ojos son pequeños y casi vestigial y, en consecuencia, su sentido de la vista es muy poco desarrollada.

Son los únicos mamíferos conocidos venenosos. Exceptuando el Ornitorrinco De hecho, su nombre genérico se traduce en “diente acanalado”. Su segundo par de incisivos inferiores tienen hendiduras longitudinales a través del cual fluye veneno que ayuda a paralizar sus víctimas. Para los humanos no significa riesgos por no ser letal.

Tienden a tener mal genio. Sin embargo, son más bien lentos y torpes y, cuando se sorprendió al aire libre (aunque esto no es probable, ya que son casi estrictamente nocturnos) son fácilmente acorralados y si vuelcan son incapaces de incorporarse nuevamente. 

Solenodonte: Foto: Eladio Fernández.
Solenodonte adulto: Foto: Eladio Fernández.
Solenodón. Foto: Alberto Rojas.
Entre las rocas. Fotos: Pedro Genaro Rodríguez.
Foto: Pedro Genaro Rodríguez.
Foto: José M. Pantaleón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top
Close